Contacte con nosotros

Llámenos y pregunte por nuestros paquetes, un ejecutivo con gusto le dará la atención personalizada que necesita.

Tel. 5010.68.00

Mail. marco.morales@memorialsanangel.net

CÓMO EXPLICAR LA MUERTE A LOS NIÑOS

Explicar la muerte de un ser querido a un pequeño es difícil, pero el no hacerlo genera inseguridad y desconfianza en el niño que siente la tristeza de los adultos y no entiende que pasa, por ello es importante transmitirle al chiquito seguridad y explicarle lo la pérdida de acuerdo a su edad.

Como hablar el tema con pequeños entre 3 y 5 años

El niño que tiene entre 3 y 5 años observa su realidad dando mucho peso a la palabra yo, y todavía no son conscientes de que la muerte implica algo definitivo, porque tampoco tienen una noción real de qué es el tiempo.

Sin embargo es importante comunicar la noticia a tiempo porque, en caso de no hacerlo, los niños notarán la tristeza en los adultos y se preguntarán qué ha pasado. La información aporta seguridad emocional a cualquier pequeño.

Existen recursos pedagógicos que pueden servir de ayuda a la hora de explicar la muerte a los hijos. Hay libros que tratan esta temática como: Así era mi abuelito, escrito por Joan de Deu Prats, y recomendado para niños de 0 a 4 años de edad. Otra fuente denino2 interés es ¿Dónde está güelita Queta?, escrito por Nahir Gutiérrez, que está recomendado a partir de los 5 años, y es una historia centrada en las preguntas habituales de los niños ante la muerte.

Es importante indicar que no existen normas generales sobre cómo se debe actuar a la hora de explicar a los niños la pérdida de un ser querido, puesto que la visión que cada persona tiene de la muerte es subjetiva, y está mediada por los valores y creencias.

Explicar la muerte a niños a partir de los 6 años

A partir de los seis años de edad, los niños van tomando una idea más clara sobre la muerte.

Los niños pueden sufrir mucho cuando ven a sus padres llorar de una forma recurrente. Por este motivo, los adultos deben intentar buscar espacios de desahogo personal para mostrar la mayor normalidad posible delante de sus hijos.

Es importante comunicarles la noticia con palabras sencillas y reales, conviene tener cuidado con metáforas, tales como se fue a un viaje largo, porque todas las personas que se van de vacaciones, vuelven tarde o temprano.

Es óptimo contarle a tu hijo una historia para explicar dónde ha ido el ser querido que ha muerto. Muchas familias recurren a la metáfora del cielo, en algunos casos por sus connotaciones religiosas y, en otros casos, por su simbolismo. Transmite al pequeño el mensaje de que el ser querido está feliz en ese lugar en el que sigue cuidando a su familia.

Es bueno transmitir a los niños todo el amor de ese ser querido ausente a través de anécdotas familiares, compartiendo recuerdos, e integrando su memoria en el día a día.

Así mismo, en fechas importantes en las cuales los adultos no quieran celebrar como la Navidad, es importante tomar en cuenta a los pequeños y crear un ambiente de fiesta, símbolo de una infancia feliz.

Deja un comentario

SUBIR