Memorial San Angel

Contigo hasta el final…

Desde siempre hemos pensado en ella con miedo y desconfianza, desde la postura del misterio y la inquietud. La muerte ha sido, desde el inicio de los tiempos, la indeseada, la desconocida, la incomprendida. En nuestra mente humana siempre ha estado presente el gran interrogante sobre el final de la vida: ¿cómo puede acabarse lo único que tenemos y existe? ¿Qué sigue después? ¿Nunca lo vamos a volver a ver?

Pero son muchas y muy diversas las posturas frente a ella. Cada religión, filosofía y cultura la aborda a su manera. Algunos abren la puerta a la muerte con festejo que conmemoran el inicio de una nueva historia, otros confían en que la persona que se marcha subirá al cielo y allá la pasará mucho mejor que acá, muchos temen que esa persona no regrese y hay quienes tienen la certeza de que siempre los acompañará.

Es tan diverso el mundo como los ritos funerarios de cada sociedad, comunidad, ciudad o aldea. En muchos lugares, los funerales son fiestas en las que se ofrece comida y bebida a los asistentes. Hay rituales místicos, parcos, religiosos llenos de oración o mensajes para el ausente. En algunas tradiciones debes ser invitado para poder asistir y en otras, por ejemplo, el jazz es el encargado de desear buen viaje al que parte. Cada rincón del universo es particular a la hora de decir adiós.

Pero, lo cierto es que en muchas de nuestras culturas occidentales nunca nos prepararon para abrazar la muerte como una parte más de la vida. A muchos nos cuesta escuchar su nombre, recibir la noticia y aceptar el obvio trasegar del camino. Tengamos la creencia religiosa que tengamos, y sea cual sea nuestra búsqueda espiritual o la herencia de las tradicionales familiares, siempre valdrá la pena desmitificar esta etapa.

Ante un suceso natural e inevitable, la inteligencia consiste en preverlo todo. Desde nuestro proceso psicológico de aceptación y despedida, con la disposición de aprender a hacer un duelo amoroso, hasta la planeación de la logística clave de este evento: contar con planes de prevención o buscar a alguien de confianza que se haga cargo de todo para que nosotros podamos tener todos nuestros sentidos para despedir, como se merece, a quien tanto quisimos. Esa es la mano que nos tiende Memorial San Ángel, desde el respeto y la verdadera comprensión.

Por todo esto, en este blog “Contigo hasta el final…” queremos abrir un espacio empático para pensar en la llegada de ese momento inevitable en que debemos decir adiós a quienes queremos y hablar sobre la importancia de prepararnos psicológica y espiritualmente, para compartir las diferentes posturas y ritos alrededor de la muerte en cada rincón del planeta y para hablar sobre el duelo, sus etapas y dar un abrazo empático a quienes lo están atravesando.

El contenido de este blog se actualizará para ti dos veces al mes. Es nuestro canal de comunicación. Hablemos acerca de la muerte, de su inevitable existencia, de planificar los momentos y de afrontarlos de forma digna y amorosa. Memorial San Ángel quiere convertirse en tu mejor aliado y acompañante en este camino.

Hola, ¿en qué podemos apoyarle?
Powered by