Contacte con nosotros

Llámenos y pregunte por nuestros paquetes, un ejecutivo con gusto le dará la atención personalizada que necesita.

Tel. 5010.68.00

Mail. marco.morales@memorialsanangel.net

EL COSTO DE LA MUERTE

La muerte de Héctor Hernández de 71 años edad, por cáncer pulmonar, agarró a sus familiares de sorpresa.

El fallecimiento se dio en un hospital público de la capital y después del deceso comenzaron los problemas económicos para sus deudos, pues enfrentaron sin ninguna previsión, los costosos gastos funerarios.

Para cumplir con la última voluntad de su padre, la familia optó por inhumar el cuerpo. En ello desembolsaron poco más de 100 mil pesos y la sorpresa de la muerte los llevó a un descenso financiero que afectó su economía.

En México aún no existe una cultura de la previsión para enfrentar con la cabeza fría la muerte de un ser querido. Dentro del mercado, las funerarias formales ofrecen diferentes planes que te ayudarán a resolver situaciones incómodas en esos momentos difíciles.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2011 en el país se registraron 590 mil 693 defunciones anuales; en el Distrito Federal la cifra alcanzó los 66 mil 383 fallecimientos, de los cuales se estima que sólo en 20% de los casos se contó con un plan de previsión.

Los especialistas explicaron que un esquema de este tipo hay que contratar con antelación un paquete de servicios en una casa funeraria, aunque uno no sabe con certeza cuándo llegará el día de su muerte, es mejor prevenir que lamentar.galeria6

Un fallecimiento arroja crisis financiera y emocional. Se destina parte de capital en gastos hospitalarios, en medicamentos, honorarios médicos y gastos funerarios, situaciones que provocan que los familiares no tengan la cabeza suficiente para afrontar su momento de duelo.

Para la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) no todo lo que brilla es oro cuando se habla de servicios funerarios, por ello recomendó que seas precavido, para que, en caso de una situación fatal, no tengas que preocuparte por los abusos de estas empresas y caer en una trampa que asusta.

Las funerarias, al igual que todos los proveedores de bienes y servicios, están obligadas por la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) a proporcionar información o publicidad veraz, comprobable y exenta de elementos (textos, diálogos, sonidos, imágenes, marcas, denominaciones de origen, etcétera) que puedan inducir a error o confusión.

Además, tendrás que presupuestar el costo de las urnas, ataúdes, servicio de café, flores, gaveta o mausoleo, el precio varía dependiendo de la iglesia o panteón que desea que sea su última morada.

Los especialistas coincidieron en que la edad recomendable promedio para contratar un plan de servicios funerarios va desde los 35 años, ya que en esta etapa se cuenta con estabilidad emocional y económica.

Con información del www.eluniversal.com.mx

Deja un comentario

SUBIR