Memorial San Angel

Visitantes del más allá.

Hamlet – Habla te escucho.

Espectro- Tomar venganza será, después de oírme.

Hamlet- ¿Qué?

Espectro-  La sombra soy de tu muerto padre, condenada por cierto plazo a andar de noche errante, y en ígnea llama a padecer de día, hasta purgar los crímenes y errores que en vida cometí…

William Shakespeare, Hamlet, escena V.

Según las leyes de la física, la materia y la energía nunca se destruyen, solo se transforman. Las personas somos el resultado de la materia interestelar que creó el universo, a través de una energía potente e indestructible. Hay quien dice que somos polvo de estrellas. El científico Fritz Albert Popp, ha afirmado que las células humanas emiten luz y ésta energía eléctrica que se obtiene del sol,  juega un papel importante en las funciones celulares. Popp también dijo que las células al morir emiten una radiación comparada con la energía que emiten las supernovas al explotar, es decir, un enorme resplandor.

Las civilizaciones antiguas, concibieron la vida y la muerte como un ciclo dinámico, infinito y su vinculación indisoluble con el universo. Se observó que al morir el cuerpo se desintegraba pero una energía interior a la que llamaron alma o espíritu, se separaba del cuerpo. Algunos pueblos, designaron seres llamados psicopompos, para transportar las almas a paraísos e inframundos, donde pudieran reposar eternamente, de otro modo las almas vagaban sin descanso en este mundo terrenal. En el México antiguo, se creía que cada parte del cuerpo tenía un alma diferente y se atribuía poder especial a las almas del corazón, hígado, extremidades y al fluido sanguíneo, de ahí que se brindarán estas partes a los dioses, a manera de sacrificio, pues se les atribuían poderes regenerativos del ciclo de la vida. Los sacerdotes comían partes de los órganos para potenciar sus facultades y sabiduría.

Las civilizaciones antiguas, concibieron la vida y la muerte como un ciclo dinámico, infinito y su vinculación indisoluble con el universo. Clic para tuitear

En la Edad Media, se creía en la “teoría de los humores del cuerpo” y la salud se evaluaba a partir del balance de los fluidos corporales conocidos como: la  sangre, las flemas, la bilis y la melancolía. Estos fluidos tenían relación con los cuatro elementos de la naturaleza: aire, tierra, agua y fuego; que se relacionaban con las cualidades de la naturaleza humana: lo caliente, lo seco, lo frío y lo húmedo, también en equilibrio. La salud se transformaba a lo largo de la vida, como los elementos de la naturaleza y lo mismo el equilibrio de los humores. Al final de la vida, se excede lo húmedo, por la incontinencia, se enfría el cuerpo que debe ser caliente y vuelve a la tierra porque se pierde el aire de la respiración.

Bartolomé el Inglés, El hombre en medio de los cuatro elementos, en El libro de las propiedades de las cosas (S.XII) Biblioteca de París.

El entendimiento de la muerte como algo irrevocable, ha sido objeto de duda a lo largo de la historia y las diversas culturas del mundo han tomado posturas al respecto. Las constantes desgracias humanas como desastres naturales; las guerras, epidemias o la muerte de los seres queridos, así como la vulnerabilidad de los avances médicos; impiden una resignación ante la muerte definitiva y  generan frustraciones, miedos y deseos de evitar la muerte. 

El entendimiento de la muerte como algo irrevocable, ha sido objeto de duda a lo largo de la historia y las diversas culturas del mundo han tomado posturas al respecto. Clic para tuitear

En 1857 el francés Allan Kardec, publicó El libro de los espíritus y difundió su información a través de diversos medios y cobró gran popularidad porque mostraba un método para comunicarse con las almas o espíritus de los difuntos. Su método consistía en preparar sesiones espiritistas, con las personas interesadas y crear un círculo de energía alrededor de una mesa tomándose de las manos y en la oscuridad para invocar a los muertos. Se podían usar diversos instrumentos de comunicación, como el uso de la ouija o un código de golpes en la mesa, pero lo más importante era contar con una o varias personas llamadas: médiums, que decían tener facultades extrasensoriales para comunicarse con los espíritus. Kardec, era un médium que expresaba haber recibido de los espíritus, la misión de contactar a los muertos para aliviar el dolor de la pérdida de los seres queridos. Entre sus seguidores contaba con Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes, el ilusionista Harry Houdini y el candidato antirreeleccionista a la presidencia de México: Francisco I. Madero. Este último dijo que pudo comunicarse con su hermano Raúl, quien murió en un trágico accidente en la infancia y Madero afirmó que el espíritu de su hermano lo animó a seguir la lucha por la democracia.

Vanessa Ives (Eva Green) en sesión espiritista. Serie Penny Dreadful, Show Time. John Logan y Sam Mendes.

En los años recientes, la Dra. Elisabeth Kübler Ross, ha relatado que durante su experiencia con pacientes moribundos, fue testigo de personas que se desprendían de sus cuerpos en una forma etérea, encontraron un camino luminoso y se contactaron con seres superiores a los que identificaban como Jesús o Buda y sintieron paz y una gran alegría y cuando por razones del auxilio médico tomaban conciencia, decían que lamentaron no seguir muertos. 

El Dr. Brian Weiss, ha sido famoso por sus terapias de regresión a otras vidas, aquellas que afirman que el alma se desprende del cuerpo muerto para entrar en otro cuerpo, en diferentes épocas de la historia, para cumplir diversos… Clic para tuitear

El Dr. Brian Weiss, ha sido famoso por sus terapias de regresión a otras vidas, aquellas que afirman que el alma se desprende del cuerpo muerto para entrar en otro cuerpo, en diferentes épocas de la historia, para cumplir diversos destinos. En terapia ha analizado mediante la hipnosis, a cientos de personas que en sus vidas recientes presentan diversos problemas emocionales y la regresión a vidas pasadas les permitió conocer las causas de esos conflictos y resolverlos. En su libro, Brian Weiss (1988) Muchas vidas, muchos maestros, B.S.A., explica: “tenemos deudas que deben saldarse. Si no hemos pagado esas deudas las tendremos que llevar con nosotros a otra vida…a fin de que puedan ser elaboradas”.

Las personas que trabajan en funerarias, afirman haber percibido espiritus de personas que tuvieron velatorios y funerales en ese lugar. Cuentan que son experiencias paranormales, es decir, que no pueden ser explicadas por la ciencia, al menos no por la ortodoxa. Pero sus testimonios son reales, tratan de no explicar demasiado y viven las experiencias como parte de la normalidad. 

Las personas que trabajan en funerarias, afirman haber percibido espiritus de personas que tuvieron velatorios y funerales en ese lugar. Cuentan que son experiencias paranormales... Clic para tuitear

Hubo una historia sobre el funeral de una enfermera. Fue muy conmovedor porque la familia no asistió al velatorio y se trataba de una mujer joven que al morir dejó hijos pequeños. Una empleada cuenta cómo la enfermera muerta se apareció vívidamente frente a ella y quería decir algo que la empleada interpretó como preocupación por sus hijos. La empleada sintió mucha empatía con ella. Es así como se presentan los fantasmas de la funeraria. Otra empleada que tomaba un descanso durante su trabajo nocturno en la funeraria,  presenció una reunión de espíritus en el área de los nichos, se sorprendió de la energía tan fuerte que sintió en aquel momento, interpretó que tal vez ella estaba invadiendo aquel encuentro. Escuchó las voces y sintió las presencias de varias personas ahí reunidas.

Una triste historia se refiere a los funerales de niños, en especial los que murieron con tragedias como el terremoto de 2017. Las empleadas que son madres, se sienten especialmente tocadas por el sentimiento de la pérdida de los hijos, presencian el dolor de los padres que asisten al funeral. Tiempo después, las trabajadoras de la funeraria, afirman haber visto los espíritus de dos niños jugando y caminando por las instalaciones. Son presencias tan reales que han asustado a varios empleados y les sorprende que continúen es ese espacio con su vital energía infantil y se han convertido en una acostumbrada compañía nocturna.

Una triste historia se refiere a los funerales de niños, en especial los que murieron con tragedias como el terremoto de 2017. Las empleadas que son madres, se sienten especialmente tocadas por el sentimiento de la pérdida de los… Clic para tuitear

Una de las más conmovedoras historias contadas, es la de una antigua trabajadora de la funeraria que murió en un accidente vial y su espíritu volvió al lugar de trabajo para encontrarse con las que fueron sus compañeras y amigas. Al contar estas historias, las personas pueden no dar crédito, pero no hay duda de que son verdad. Es así como se presentan los fantasmas de la funeraria.

Es parte del imaginario colectivo que esos espíritus, almas o fantasmas de seres muertos que rondan por los lugares que frecuentaban en vida, se presentan en la forma reconocible, como sombras, como sábanas con agujeros, como cuerpos transparentes, etc. o simplemente hacen notar su presencia: tiran objetos, rompen cosas y hacen ruidos extraños. Se aparecen a diversas personas que están preparadas o no para tales encuentros y han dado testimonios de sus existencia, desde luego son apariciones que sorprenden a muchos y generan miedo. Hay personas que suelen preguntarle a los fantasmas la razón de su presencia, dicen que eso les ayuda a seguir su camino fuera de este mundo. Otros según sus creencias: colocan ofrendas, vasos con agua limpia, flores, hacen oraciones y meditan. 

De alguna forma ser fantasmao espíritu rondando la tierra debe ser complicado; estar en medio de un mundo al que no pertenecen, sin cuerpo, sin necesidades vitales, sin poder interactuar en la vida cotidiana con las personas del mundo físico, están confinados a la soledad eterna. 

Es parte del imaginario colectivo que esos espíritus, almas o fantasmas de seres muertos que rondan por los lugares que frecuentaban en vida, se presentan en la forma reconocible, como sombras, como sábanas con agujeros, como… Clic para tuitear

En esta ocasión, rendimos un homenaje a todo el personal de Memorial San Ángel que conforman en último eslabón de la primera línea de lucha contra el Covid-19, pues reciben a sus víctimas y a sus seres queridos para brindarles en el último momento; calidez, paz y tranquilidad. A pesar de correr un gran riesgo de contagio, continúan con valentía y compasión por los demás. Por otra parte, son quienes atestiguan la presencia de aquellas personas que en un diferente plano físico tienen algo que comunicar, a través de quienes trabajan a diario en la funeraria, son personas especiales porque siempre están contigo hasta el final y quien sabe, tal vez, un poco después…

Imagen: René Magritte, La invención de la vida, óleo sobre tela, 1928.

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos apoyarle?