Memorial San Angel

Cementerios convertidos en bosques.

La humanidad, desde los inicios de su existencia, se ha preocupado por establecer un lugar para vivir y otro para morir. Los museos de historia nos dan ejemplos de los enterramientos cerca de los hogares familiares en los que se dio un especial significado a la muerte, debido a los cuidados en el manejo de los fallecidos, las ofrendas y utensilios que se colocaron junto con los cuerpos. Hacía la época de las grandes civilizaciones en Europa, se establecieron lugares llamados: “coemeterium” en latín, que significa; dormitorio. Se trataba de espacios afuera de las ciudades o en la orilla de los caminos para sepultar a los muertos y dejar una lápida indicando quién yacía ahí con algún mensaje para recordar a los viajeros, la brevedad de la vida, Vanitas, vita brevis

Hacía la época de las grandes civilizaciones en Europa, se establecieron lugares llamados: “coemeterium” en latín, que significa; dormitorio. Clic para tuitear

Durante la Edad Media y hasta muy avanzado el siglo XIX, la influencia del catolicismo en el mundo extendió la costumbre de sepultar a los muertos en los atrios de las iglesias. Los personajes de la alta jerarquía eran enterrados junto a los altares y dentro de los templos; además del privilegio social, era para estar cerca de las reliquias de los santos que se comenzaron a trasladar a las iglesias de todo el orbe occidentalizado, éstas eran fragmentos de los cuerpos de los santos mártires fallecidos, a los que se atribuían poderes milagrosos. Quedar enterrado cerca de la iglesia, era una especie de garantía para el destino eterno después de la vida, no se diga permanecer en un templo guardián de una o más reliquias.

Los motivos espirituales de los entierros a lo largo de la historia tuvieron una relación con las cuestiones sociales de higiene. Las sociedades antiguas encontraron contraproducente sepultar a los muertos cerca de las ciudades porque el proceso de descomposición de los cuerpos era un foco de infección. Durante la Edad Media y siglos después en Occidente, no se realizaban embalsamamientos o cremaciones y los cuerpos se enterraban a poca profundidad, esto era en sí mismo un factor de riesgo higiénico, pero al añadir el elemento de las frecuentes epidemias que se extendieron por el mundo durante ese periodo, las características de los entierros aumentaron los contagios. Cabe imaginarnos, el ambiente dentro de las iglesias durante las ceremonias litúrgicas, que se invadía de un fétido olor a descomposición orgánica, sumado a los hedores propios de la cotidianeidad previa al aseo personal regular.  

A partir de 1700, los países colonizados por España, que era gobernada por la dinastía de los Borbones, impusieron reformas laicas de carácter científico para el tratamiento de los entierros, se construyeron cementerios fuera de las ciudades, en lomas o cerros donde circulara el viento y lejos de las aguas de los ríos o lagos, así en caso de deslaves evitar que se contaminaran. La autoridad de la Iglesia se resistió a esas reformas, pues dejaba de recibir las limosnas y pagos por los servicios funerarios. 

En México, debido al libre comercio en las colonias, se permitió la entrada de otros grupos religiosos y también que construyeran sus propios cementerios. Con la Reforma del Presidente Benito Juárez y sus posteriores normativas, como la Ley de Inhumaciones de 1859, se decretó la legislación de cementerios y determinó los procedimientos que hasta la actual constitución, a través del artículo 115, se siguen practicando. Se construyeron los cementerios municipales, también llamados panteones, donde el servicio funerario sería laico y gratuito para todos los mexicanos. Se determinaron también: el manejo de cadáveres, sepulturas unitarias de uno a tres metros de profundidad, separación entre las tumbas, embalsamamientos, cremaciones, consideraciones en caso de epidemias y también la creación de las fosas comunes para el destino de los muertos desconocidos a los que se aplicaba cal encima para secarlos. Los cementerios deberían estar delimitados con bardas de suficiente altura para dejar el libre paso del viento, se sembró una flora especial para ayudar a la oxigenación, se asignaron administradores y trabajadores que deberían permanecer a cargo en el mismo panteón.  

Con la Reforma del Presidente Benito Juárez..se construyeron los cementerios municipales, también llamados panteones, donde el servicio funerario sería laico y gratuito para todos los mexicanos. Clic para tuitear

Después de más de un siglo de existir, la legislación civil en materia de cementerios,  ha presentado un nuevo dilema: los cementerios que originalmente se construyeron fuera de las ciudades han ido integrándose a las crecientes urbes. La cantidad de fallecidos es proporcional al crecimiento demográfico de los vivos y por tanto los espacios en los cementerios se han vuelto insuficientes. Además, los efectos contaminantes del subsuelo por el uso de químicos en los procesos de embalsamado y de féretros hechos con materiales procesados, han erosionado la tierra, para lo cual se presentan nuevas alternativas que la legislación en México autoriza; son los llamados: cementerios ecológicos. Esta innovación comenzó a partir de que muchas personas de diferentes ideologías, dejarán como instrucción póstuma o por decisión de los parientes, realizar la cremación de sus cuerpos al morir. Así comenzaron a construirse cementerios verticales de nichos, incluso dentro de las iglesias. Funerarias como Memorial San Ángel, cuentan con un espacio de este tipo, además está cercano a sus áreas verdes, que son parte de sus instalaciones. Algunos empresarios de materiales funerarios, se han dedicado a la fabricación de urnas ecológicas, hechas de materiales biodegradables, después de observar cómo muchas personas desarrollaron la costumbre de esparcir las cenizas de sus familiares en el mar, por ser materia orgánica y también observaron que tiraban la urna al fondo oceánico y esta al ser de latón u otro material no biodegradable, crearon un factor nuevo de contaminación. 

Esta innovación comenzó a partir de que muchas personas de diferentes ideologías, dejarán como instrucción póstuma o por decisión de los parientes, realizar la cremación de sus cuerpos al morir. Clic para tuitear

Diversas empresas han pensado en cómo convertir cementerios en bosques y ofrecen urnas de materiales especiales con una preparación combinada con las cenizas, para hacer crecer un árbol a partir de la urna; bajo el lema “siempre vivo” ofrecen urnas especiales para el medio ambiente y brindan la información para colocar la urna ya sea en un jardín privado, en un bosque o en los terrenos que mediante un convenio con la empresa se han destinado para este fin, con el objetivo de crear una arbolada o lo que también se llama: “entierro verde” .

Diversas empresas han pensado en cómo convertir cementerios en bosques y ofrecen urnas de materiales especiales con una preparación combinada con las cenizas, para hacer crecer un árbol a partir de la urna; bajo el lema: Siempre… Clic para tuitear

En México y en Latinoamérica, el único Cementerio Ecológico que existe como tal, y se encuentra en el Estado de Puebla; ya era una reserva ecológica que a través de fideicomisos y del empeño de unos empresarios con diferente visión, se convirtió en un espacio alternativo a la tradición funeraria que conocemos. Ellos comentan que su cementerio es un parque ecológico funerario, es más económico por el uso de urnas biodegradables, el bosque es un ambiente lleno de paz, las ceremonias funerarias honran la vida del fallecido transportándose a una vida en la naturaleza y es totalmente sustentable.

Debemos atender a las nuevas circunstancias que enfrentamos ante la sobrepoblación de los cementerios y darnos una oportunidad para mirar las alternativas que tenemos. Como ha dicho la Dra. Elsa Malvido, investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia, que dedicó 30 años a estudios sobre la muerte: los cementerios quedarán un día como parte del patrimonio cultural, como documentos históricos del manejo del cuerpo humano, si bien les va.

Debemos atender a las nuevas circunstancias que enfrentamos ante la sobrepoblación de los cementerios y darnos una oportunidad para mirar las alternativas que tenemos. Clic para tuitear

Nosotros ofrecemos aquí propuestas y opiniones, te recordamos que Memorial San Ángel tiene una amplia experiencia en alternativas de previsión, sustentables con el medio ambiente y de todo tipo, ofreciendo siempre calidez, paz y tranquilidad en la despedida de un ser querido; para acompañarte y estar contigo hasta el final.  

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos apoyarle?