Memorial San Angel

Día de las Madres.

“Yo no sé qué van a hacer el día que yo les falte…”

Frase atribuida a las madres mexicanas

Desde tiempos muy antiguos, antes de la conquista de México; se creía que había deidades femeninas y masculinas con poderes igualitarios que crearon el mundo, sus riquezas naturales y la humanidad. Al entender su funcionamiento y fragilidad, aprendimos a preservar el equilibrio de las creaciones divinas. Las mujeres de aquella época desempeñaban funciones diversas en la sociedad; fueron chamanas, cocineras, escribas, gobernantes y parteras. Consideraban el matrimonio como una actividad ritual esencial, donde compartían con su esposo todas las funciones sociales y religiosas, sobre todo las que se referían a los ritos agrícolas de fertilidad. Ser madres, formaba parte de todas las actividades importantes para preservar el entorno divino del que formaban parte hasta el fin de sus vidas.

Con el paso de los años, la consolidación del sistema patriarcal en nuestro país separó a las mujeres de los diversos espacios laborales y la maternidad se convirtió en su función más relevante. Si bien es verdad que la concepción es propia del sexo femenino, tampoco es su único propósito, pero le ha impuesto a la mujer un reconocimiento superior e incomparable a otras actividades de su vida.

Como bien es sabido, en México, el máximo día de reconocimiento a las madres es el 10 de mayo y aunque esta festividad no tuvo su origen en nuestro país, existe en diversos países con el mismo significado.

El origen se remonta a las celebraciones que diversas sociedades antiguas dedicaban a la fertilidad y a las cosechas de primavera, que en la mayoría de los calendarios coinciden con el mes de mayo. Clic para tuitear

Desde luego estas historias trascendieron al continente americano y tal vez llegaron hasta los oídos de Anna Jarvis en Estados Unidos. En 1906, la señorita Jarvis tuvo la idea de reunir a sus amistades para conmemorar la muerte de su madre ocurrida el 9 de mayo del año anterior. Se llamaba Anna Reeves Jarvis, una mujer pacifista que trabajó como enfermera voluntaria en la Guerra Civil y atendió heridos de ambos bandos. Anna hija, invitó a sus vecinos del servicio religioso de cuyas madres hubieran muerto y les pidió que llevarán un clavel blanco a la conmemoración; también les pidió a los que tuvieran a sus madres vivas, un clavel rojo, así se convirtió en un evento que honraba a todas las madres. La celebración continuó cada año y se popularizó con la frase emotiva: dedicado a las personas que han hecho por ti más que cualquier otra persona.

Poster de la celebración del Día de la Madre en honor a Anna M. Jarvis. Foto: mujeresbacanas.com

Para 1908, la celebración se adoptó en todo el país. En 1914 el presidente Woodrow Wilson, proclamó la “Fiesta de la Madre” y el congreso la colocó oficialmente en el segundo domingo de mayo. Pronto se convirtió en un evento comercial, porque los precios de las flores se incrementaban cada año, algo que decepcionó mucho a Anna Jarvis, pues consideraba que demeritaba el propósito original de la celebración; pero fue demasiado tarde porque ya se había extendido a todo el mundo.

A México llegó en 1922, por iniciativa de Rafael Alducín, director del periódico Excélsior, a partir de la propuesta del entonces Secretario de Educación José Vasconcelos. El periodista lanzó una convocatoria a sus lectores, para elegir una fecha para celebrar el “Día de las Madres” en nuestro país. Así se decidió que sería el 10 de mayo de 1922, la primera vez que se festejaría. Era pertinente, porque en aquella época se pagaban los suelos en los primeros diez días del mes y se podía ofrecer un regalo a las mamás. El periódico creó un concurso para elegir cada año a la madre más ejemplar, heroica y abnegada. La celebración a las madres pronto fue apoyada por las empresas publicitarias, la Cruz Roja Mexicana, el Episcopado Mexicano y hasta nuestros días es innegable su popularidad. Una de sus frases publicitarias más famosas fue: para la mujer que nos amó antes de conocernos.

Primera plana Excélsior, 10 de mayo 1923. Foto: melodijolola.com

Hay una especulación sobre la creación del día de las madres y se refiere a que surgió para disminuir los avances del movimiento feminista a principios del siglo XX. Las ideas de liberación de la mujer se difundieron en el Primer Congreso Feminista en Yucatán, liderado por la socialista Elvia Carrillo Puerto y celebrado el 10 de mayo de 1916. Por primera vez se polemizaba sobre la decisión personal de evitar embarazos no deseados y aconsejaba a las mujeres el uso de métodos anticonceptivos. Se cuestionaba el enaltecimiento de la madre como símbolo excepcional y desde luego se planteaba el derecho al sufragio, hasta entonces negado a las mujeres y conseguido en 1953.

Hay una especulación sobre la creación del día de las madres y se refiere a que surgió para disminuir los avances del movimiento feminista a principios del siglo XX. Clic para tuitear

Esto provocó el descontento de los sectores conservadores de la sociedad, liderados por hombres, que consideraran las propuestas del congreso de Yucatán como inmorales. Entre las campañas de enaltecimiento a las madres, se hicieron películas, novelas y todo tipo información mediática que pusiera a la madre en un lugar en la sociedad comparado a las virtudes de la santidad religiosa. Cómo parte de los homenajes a la idea de las madres virtuosas, se erigió el Monumento a la Madre, ubicado enla Ciudad de México en 1949.

Luis Ortiz Monasterio, Monumento a la Madre, escultura monumental, 1949. Foto: chilango.com

Por cierto, el método anticonceptivo que promovían las feministas yucatecas era el de la enfermera activista, Margaret Sanger. Una mujer que creció en una familia pobre de 11 hermanos y a la vez, su madre tuvo varios abortos espontáneos que lesionaron su salud, después enfermó de tuberculosis, cáncer cervical y murió dejando huérfanos a sus hijos. Esto marcó la vida de Margaret quien dedicó su vida a evitar el sufrimiento de las mujeres afectadas por los muchos hijos que concebían y que les era imposible cuidar. La solución anticonceptiva más común era provocarse abortos insalubres, que las condenaban a la muerte. En su clínica de control natal, Margaret Sanger, promovía el uso de condones, espermicidas y diafragmas de caucho entre otros. Hablaba de enfermedades de transmisión sexual y su prevención. Con los años se dedicó a trabajar en la creación de la píldora anticonceptiva que fue promovida en los años 50. Publicó un periódico informativo sobre la salud de la mujer, sus derechos sexuales y anticoncepción llamado:  Mujer Rebelde. Fue perseguida, encarcelada y perseveró en su activismo hasta su muerte en 1966.

Lourdes Grobet, La doble lucha, serie 1981-2005, colección de la autora.

En los últimos años, las mujeres siguen luchando por derechos que les permitan desarrollar actividades profesionales, laborales, recreativas, ser madres o no y ser plenas con esta decisión.  Hay nuevos problemas por resolver, como el incremento de la maternidad en adolescentes y el derecho a la salud reproductiva, que incluye la despenalización del aborto, una cuestión de gran polémica. Hoy en día, muchas mujeres disfrutan la maternidad, porque han encontrado el balance personal y desarrollan un profundo amor hacía sus hijos. Para este Día de las Madres, el mejor deseo que podemos enviar es que puedan lograr esos derechos, para hacer crecer niñas y niños sanos física y mentalmente; lo que redundará en una mejor sociedad futura.

Elliott Erwit. Mamá y bebé, fotografía en blanco y negro, Ciudad de Nueva York, 1953.
Colección Magnum Photos.

El Día de las Madres, una fecha que despliega muchas emociones y pensamientos. Desde 2020, por causa de la pandemia que nos azota, no hemos podido hacer una merecida celebración a las madres como estábamos acostumbrados. No hubo homenajes, ni festivales escolares, no hubo regalos, ni fiestas. No hubo la reunión la gran reunión familiar que reconoce y abraza el esfuerzo histórico de las mujeres que combinan maternidad y trabajos diversos, ejercidos con amor hacía de sus seres queridos. También hemos perdido a tantas que han fallecido por esta enfermedad y se han hecho nuevas figuras maternas aquellas quienes se hacen cargo de los pequeños que están quedando en orfandad.

Desde 2020, por causa de la pandemia que nos azota, no hemos podido hacer una merecida celebración a las madres como estábamos acostumbrados. No hubo homenajes, ni festivales escolares, no hubo regalos, ni fiestas… Clic para tuitear

Hoy en Memorial San Ángel hacemos un reconocimiento especial a la lucha por los derechos de las mamás que tuvieron que salir a trabajar arriesgando su vida por el bienestar de su familia. Reconocemos a esas mujeres que se hicieron madres con todos sus defectos y virtudes humanas dando lo mejor que pudieron ofrecernos. A las que nos miraron, nos abrazaron, nos encauzaron… y tal como ellas, nosotros estamos contigo hasta el final.

Imagen: Claude Monet, Amapolas, óleo sobre tela, 1873, Museo de Orsay.

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos apoyarle?