Memorial San Angel

El beso, anhelo de nuestros días.

“El traidor les había dado una seña, diciendo: A quien yo besare, él es, prendedlo, y conducidlo con cautela.”

Marcos 14:44

Según el diccionario de la lengua española, besar significa tocar u oprimir con un movimiento de labios a alguien o algo como expresión de amor, deseo, reverencia, o como saludo. La filematología, es la ciencia estudia el beso e indaga sobre sus orígenes, su significado, los tipos de besos, las reacciones físicas y mentales que provoca. La teoría sobre el origen del beso, dice que se trata de una práctica propia de la humanidad y surgió como resultado de la lactancia o cuando había que alimentar a los bebés a través de la boca.

Se ha reconocido mundialmente y de manera no oficial, el Día Internacional del Beso a celebrarse el 13 de abril, a partir de un evento ocurrido en 2013 en Tailandia donde la pareja de Ekkachai y Laksana Tranarat, se dieron el beso más largo de la historia, con una duración de 58 horas, 35 minutos y 58 segundos, ocurrido durante un peculiar concurso por el Día de San Valentín. Los ganadores fueron premiados con 2500 euros y dos anillos de diamantes.

Foto: bbc.com

A partir de aquel suceso, algunos médicos reconocieron los innumerables beneficios de salud de esta expresión humana, por la cantidad de emociones positivas que desata en el cerebro. Según expertos en salud mental, las parejas acostumbradas a besarse pudieran tener una vida más longeva, saludable y feliz. Sin embargo, la celebración anual se refiere a todos los besos: los románticos, los besos en la mejilla, los besos de padres a hijos, los besos amistosos, etc.

El Día Internacional del Beso se celebra el 13 de abril, a partir de un evento ocurrido en 2013 en Tailandia donde la pareja de Ekkachai y Laksana Tranarat, se dieron el beso más largo de la historia, con una duración de 58 horas,… Clic para tuitear

El poder terapéutico de los besos sigue sorprendiendo a la ciencia médica. Los besos aceleran la frecuencia cardiaca y liberan adrenalina, también fortalecen el sistema inmunológico debido a los microorganismos que se intercambian por medio de la saliva; más de 80 millones de bacterias, a través de esta experiencia gozosa.

Por medio de los besos se crean vínculos afectivos entre las personas, debido a que el cerebro produce oxitocina, la hormona de los afectos, así como endorfinas o las hormonas de la felicidad que contribuyen a reducir los niveles de ansiedad e inducen a un estado de serenidad y tranquilidad. Los besos también mejoran nuestra autoestima y al conectar con otra persona nos sentirnos deseados, entonces liberamos la hormona de la dopamina que aumenta nuestra sensación de placer y bienestar con nosotros mismos. En términos de la estética, los besos hacen que la piel de la cara se estire, por lo que ayuda a combatir las arrugas que aparecen con el paso del tiempo, en el momento de besar estimulamos los músculos faciales porque se tensan, se tonifican y ofrecen a la larga una mejor apariencia en el rostro.

Por medio de los besos se crean vínculos afectivos entre las personas, debido a que el cerebro produce oxitocina, la hormona de los afectos, así como endorfinas o las hormonas de la felicidad… Clic para tuitear

Sabemos de la existencia de los besos en todas las épocas y sus diversas intenciones: cuando fueron prueba del verdadero amor y lograron que los enamorados vivieran felices para siempre y de la costumbre de besar a los moribundos como última despedida, hasta los besos traicioneros como el beso de Judas. Durante el siglo XIX, a partir de las reformas morales de algunas monarquías en Europa y con el fin de hacer prevalecer la ciencia y la razón en la sociedad, se evitó la práctica de besarse en público y se le redujo a un acto íntimo. En años posteriores a partir de la expansión de la literatura romántica, los besos se expresaban con mayor libertad y la práctica constante llevó a la liberación sexual de la primera mitad del siglo XX.

Marc Chagall, El cumpleaños, 1915, óleo sobre cartón, Museo de Arte Moderno de Nueva York.

En nuestros días, el beso es motivo de diversas expresiones con relación a los vínculos sociales, las relaciones políticas y como inspiración para los artistas. Hay que mencionar las costumbres que tienen diversos países en el caso de los besos de saludo. En México juntamos las mejillas y damos besos, a veces al aire. En Argentina, Rusia, los amigos cercanos se saludan de beso en la boca. En Francia, España e Italia se dan dos, tres o cuatro besos al saludar y varía empezar con la mejilla izquierda o derecha, mientras que en Alemania prefieren el saludo de mano en vez de besos y en países del Medio Oriente se penaliza el saludo de beso entre extraños. En general, todo puede variar dependiendo del contexto y como en casi todas las prácticas de convivencia social, debe prevalecer el sentido común para evitar cualquier situación bochornosa, lo mejor es preguntar antes de besar, porque el beso debe ser, ante todo, una expresión sincera.

Es las relaciones políticas, si lo besos son apropiados o no entre colegas, ha sido objeto de polémica y algunas imágenes sorprenden tanto que han inspirado a algunos artistas; tal es el caso de la famosa fotografía del presidente de la antigua Unión Soviética, Leonid Brezhnev y del presidente de la también extinta República Democrática Alemana Erich Honecker, que se besaron en la boca durante un acto político ocurrido en 1979. La foto fue capturada por el periodista Régis Bossu y describía la forma como el presidente ucraniano sellaba los acuerdos políticos con sus aliados cercanos y fue titulada “Beso fraternal”. La costumbre de besarse así pudiera tener su origen en tradiciones del cristianismo ortodoxo muy extendido en Rusia y países cercanos.

Foto: Régis Bossu.

En 1990, con motivo de la caída del Muro de Berlín y el ocaso del régimen político de Europa del este, el artista Dimitri Vrúbel tuvo la idea de pintar sobre los restos del muro la imagen del momento en que los dos mandatarios se besan.  Acompañado de la frase escrita en ruso y alemán “Dios mío ayúdame a sobrevivir a este amor mortal”, el mural alude a las consecuencias desafortunadas que aquellas alianzas políticas habían traído a la sociedad, como fue el aislamiento económico y las tiranías políticas. Así ha quedado para la posteridad aquel interesante beso.

Existen tantas anécdotas relacionadas con los besos y se agregarán otras después de la pandemia que impide una de las prácticas humanas más placenteras, pero si hay algo positivo en los sucesos actuales es el aprendizaje que hemos obtenido y uno de ellos es que la higiene es nuestra mejor arma para combatir la Covid19 y muchas otras enfermedades. En otra época se le denominaba “el beso de la muerte” a la transmisión de virus y bacterias mortales a personas vulnerables por este medio y como bien sabemos, la saliva es el principal trasmisor de estos males.

Raúl Anguiano, El beso, 1957, óleo sobre tela, colección Acervo Patrimonial, SHCP.

Sabemos que abstenernos de besar es necesario y aunque cuesta creerlo, es temporal, en consecuencia, se ha visto a muchas personas creativas haciendo video llamadas para mandar besos y otras lo hacen con frecuencia a través de las redes sociales. Los besos no están prohibidos, sólo la forma hacerlo y hasta que sea posible recuperar el contacto físico para besar con infinito amor a los seres queridos, te recordamos que en Memorial San Ángel, estamos contigo hasta el final.

Imagen: Roy Lichtenstein, Beso II, 1963, acrílico Magna sobre tela, colección Particular.

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos apoyarle?