Memorial San Angel

Los adultos mayores, nuestro tesoro vivo y la pandemia.

“Cuando vuelva a tu lado, no me niegues tus besos, que el amor que te he dado no podrás olvidar…”

Eydie Gormé y Los Panchos, 1964.

En la antigüedad, la presencia de los viejos era indispensable. Eran consejeros, gobernantes, sacerdotes, médicos, astrónomos y abuelos. Los viejos eran valorados por su conocimiento de la verdad y por su experiencia de vida podían conocer el futuro posible. Sus consejos crearon la historia de la sociedad, eran el principio y fin de las generaciones. En nuestros días, su valoración se ha transformado y en el país, el término “viejo” se considera despectivo ahora se les llama adultos mayores a partir de los 60 años de edad. Muchos adultos mayores son  abuelos, pero no todos los abuelos son adultos mayores, en México la edad promedio para ser abuelo es de 45 años. 

El lugar de los adultos mayores en la sociedad, se ha transformado y se considera  que el envejecimiento es signo de decadencia; debido a que ciertas áreas de la medicina, el estilo de vida y hasta la moda; emiten mensajes donde la juventud es algo que debe mantenerse a perpetuidad.

Muchos adultos mayores son abuelos, pero no todos los abuelos son adultos mayores, en México la edad promedio para ser abuelo es de 45 años. Clic para tuitear

La Organización Panamericana de la Salud, OPS, ha declarado que en 2019, el 16% de la población en la región latinoamericana llegó a tener más de 60 años. Entre 2015 y 2050 la población con más de 60 años pasará de 900 millones a 2000 millones de personas. No hay pruebas que indiquen que la población haya mejorado sus condiciones de salud en Latinoamérica y la morbilidad es más elevada; las principales causas de muerte son las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y enfermedades pulmonares. Son causas de discapacidad: los trastornos depresivos, las caídas y la demencia. Aunque las condiciones de salud son distintas en cada persona, la genética y los hábitos de salud influyen en el deterioro físico y en el acceso a la asistencia física.

En México, la longevidad se ha extendido hasta los 74 años y se espera que para el 2050 se incremente a los 80 años. Según el Consejo Nacional de Población, CONAPO, la esperanza de vida en mujeres en 2011 fue de 77.9 años y en hombres de 73, entonces se espera que en 2050 será de 83.6 y 79.0, respectivamente. Según los datos del INEGI, hasta el 2018 los adultos mayores representaban el 12% de la sociedad mexicana. 

Existe la discriminación por edad, prejuicios, prácticas o políticas que demeritan los servicios y la atención sanitaria que se brinda a los adultos mayores. Es su derecho gozar de una vida digna y saludable, continuar haciendo las cosas de su interés y contribuciones positivas para la sociedad. Los sistemas de salud deben mejorar y crear políticas sociales que favorezcan el pleno desarrollo de las personas en cualquier momento de la vida, en especial en esta etapa, como: fomento a la diversidad en el trabajo, accesibilidad en las calles, edificios, transporte público y se deben emitir programas para evitar que se encuentren en situaciones de pobreza.

En México, la longevidad se ha extendido hasta los 74 años y se espera que para el 2050 se incremente a los 80 años. Clic para tuitear

En México, más de 80 mil adultos mayores siguen contribuyendo a la economía productiva a través de pequeños empleos, sin tener datos precisos sobre sus percepciones y según el inegi, un 65.5% de niños son cuidados por sus abuelas, mientras sus padres trabajan. Más de 8 millones de adultos mayores reciben pensión al concluir sus años de trabajo y la percepción es desde $1275.00 mensuales, que representa una cantidad mínima para sobrevivir.

En México, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, INAPAM, tiene 41 años de existencia; sus primeras acciones fueron brindar acceso a servicios médicos gratuitos y crear convenios con instituciones para promover actividades culturales y recreativas. Hoy en día atiende a más de 10 millones de adultos mayores.  Los  afiliados al INAPAM reciben una credencial de identificación, útil para diversos trámites, así como descuentos en transportes, actividades culturales y compras. También ofrece asesoría jurídica si se escribe un correo electrónico a: asesoriajuridicainapam@inapam.gob.mx

Esta ha sido la situación de los adultos mayores en México y en el mundo,  antes de que se declarara el Covid19 como emergencia sanitaria mundial. Los adultos mayores son uno de los sectores de la población más vulnerables y más propensos a contagiarse, debido al propio envejecimiento, la debilidad y las posibles enfermedades crónicas, por lo cual fue prioritario su confinamiento total. La tasa de letalidad de los adultos mayores es del 40% en relación con las demás víctimas.

Los adultos mayores son uno de los sectores de la población más vulnerables y más propensos a contagiarse de COVID19...por lo cual fue prioritario su confinamiento total. Clic para tuitear

Por otra parte, Mafer Olvera y Paola Palazón, en un reciente artículo, han alertado sobre la condición de los adultos mayores que viven en asilos o casas de asistencia, antes y durante la pandemia. Según sus investigaciones existen 1020 casas que atienden 22611 personas de entre 75 y 90 años que presentan además, enfermedades mentales y discapacidades físicas. También informaron que 47.9% vive en hogares o acompañados, mientras un 11.4% viven solos. (Véase: www.sopitas.com/noticias/vejez-covid-una-combinacion-desventaja).

En mayo de 2020, el Director de la ONU, António Guterres, decretó la iniciativa para defender los derechos de las personas mayores en la pandemia de Covid19 y recordar que “ninguna persona, joven o vieja es prescindible” y toda respuesta social, económica y humanitaria debe tener en cuenta las necesidades y la opinión de los adultos mayores. Los adultos mayores se han visto forzados al confinamiento y a dejar sus labores aunque sean personas saludables. Se debe eliminar el estereotipo de “viejo que significa portador del Covid19” ya que existe una gran diversidad entre los adultos mayores y que cada persona envejece en forma diferente.

Otro aspecto a observar es lo que ocurre con los adultos mayores en su salud mental. Según Leonardo Huerta en el artículo: “Consecuencias de aislar a los ancianos durante la pandemia de Covid 19” en Gaceta UNAM, Marzo 30 de 2020. “Aislar a los adultos mayores podría reducir la transmisión de la enfermedad, lo cual es muy importante para retrasar el pico de casos y minimizar la propagación del virus, pero también les impedirá el contacto social con su familia y amigos por lo que serán necesarias acciones urgentes para mitigar las consecuencias del aislamiento en su salud física y mental, porque para algunos sus únicos contactos son con los centros comunitarios y las iglesias”.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, ha afirmado que el distanciamiento físico no es un distanciamiento social. Al quedarse en casa, a los adultos mayores se les recomienda, mantener contacto social vía telefónica, reducir el tiempo de ver  noticieros por televisión y hacer actividades cognitivas. Mantener el movimiento corporal, de manos, piernas y estimular el ejercicio físico. Fijar horarios, mantenerse aseados y el hogar limpio. Muy importante es no suspender la medicación acostumbrada, ni añadir nueva por causa de síntomas no reconocidos, pedir ayuda para comprar medicamentos en caso necesario.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, ha afirmado que el distanciamiento físico no es un distanciamiento social. Clic para tuitear

En México, se han difundido los siguientes contactos ante la presencia de síntomas como fiebre, tos o dolor de cabeza, llamar o pedir apoyo para marcar a los teléfonos: 911, Locatel CDMX, 56 68 11 11 o al 800 0044 800 para orientación sobre qué hacer. En caso de sentir tristeza, ansiedad o depresión marcar para pedir asesoría a: Línea de vida 800 911 2000 o Línea UNAM 55 50 25 08 55

En estos tiempos difíciles debemos fortalecer los lazos con los adultos mayores ofrecer ayuda para hacer compras, conocer sus condiciones de salud y necesidades de movilidad e incluso ayudar a los que no son familiares. El Prof. Italo Savio del Equipo del Departamento de Geriatría y Gerontología del Ministerio de Salud Pública de Uruguay ha comentado: “Quedarse en casa en el contexto de una pandemia supone para las personas mayores una instancia en el ejercicio de su autonomía, autodeterminación y autocuidado, desde una perspectiva de envejecimiento activo. Las personas mayores tienen una reconocida cultura de  responsabilidad ciudadana que seguramente aportará en este objetivo”. 

En estos tiempos difíciles debemos fortalecer los lazos con los adultos mayores ofrecer ayuda para hacer compras, conocer sus condiciones de salud y necesidades de movilidad e incluso ayudar a los que no son familiares. Clic para tuitear

Realizamos entrevistas a abuelas y abuelos, en rango de edad entre 65 y 80 años, sin necesidades básicas económicas y condición saludable. Queríamos saber cómo llevan el confinamiento: y les preguntamos ¿cómo supieron que surgió la pandemia? todos respondieron que fue a través de los noticieros de radio, televisión y periódicos. Al cuestionarlos sobre lo que más extrañan durante el encierro todos respondieron que anhelan las reuniones con amistades y familia, salidas a restaurantes, de compras, ejercicio al aire libre, clases de yoga y sobretodo abrazar a los seres queridos. A la pregunta sobre si han encontrado una nueva actividad que les sea placentera, solo una abuela respondió que no y los demás descubrieron el uso de aplicaciones, redes sociales y compras en línea; otros hicieron mejoras en la casa; sesiones de tejido, lectura, cocina y televisión. Alguien tomó clases de canto en línea y opinaron que los cumpleaños por reuniones virtuales, son extraños e impersonales. Un abuelo encontró mucha libertad y tiempo al no tener que salir a trabajar. 

Creemos que los adultos mayores han dado ejemplo de resiliencia durante la pandemia, merecen por ello respeto infinito, así como cambios estructurales en la sociedad para procurar el lugar que merecen. En Memorial San Ángel,  hoy les rendimos un homenaje y esperamos pronto volver a abrazarlos y expresarles todo nuestro cariño físicamente, cuando sea sano para ellos. Estamos seguros que si tenemos la fortuna, seguiremos sus pasos y en ese momento quisiéramos recibir el mismo trato, por eso desde ahora, estamos contigo hasta el final. 

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos apoyarle?